sábado, octubre 07, 2006

La mazamorra.

La otra noche bajó mi nueva vecina a casa para traernos a mi familia y a mí un detalle de esos que tienen los nuevos y buenos vecinos. El caso es que nos obsequió, a parte de con sus buenas intenciones, con una comida típica de su país (ella es latina pero no sé exactamente de dónde). “Se llama Mazamorra de maíz”, nos dijo. Mis padres quedaron encantados con ese detalle y ellos, que son muy hospitalarios, dejaron a un lado su pequeño ramalazo racista (gracias a dios que no se hereda) y se ofrecieron, como buenos vecinos que realmente son, a cualquier cosa que pudieran ayudar a ella o a su familia (en plan vecinal, claro). Todo ello en presencia de la susodicha vecina y de su hijo que, curiosamente, llevaba unas chanclas como doradas que parecían de niña y que acompañaba con unos quiebros de cadera muy característicos.

Total, que la Mazamorra en cuestión es una especie de caldo que se tiene que tomar caliente, de sabor dulce, aspecto grumoso y al que puedes acompañar con queso o algo salado. Esa misma noche lo probé y no sabría decir si me gustó o no…, era una sensación extraña. Lo pruebas y el sabor es agradablemente dulce, pero hay algo que no te cuadra y que hace que no te termine de gustar del todo. Tomas otra cucharada pero llegas a la misma conclusión, está rico pero…, y otra más, y vuelves a probar, así hasta que finalmente tienes que ir al W.C., claro.

El caso es que eso me hizo pensar en algo que no tiene nada que ver ni con la flora intestinal ni con la cocina latina. Me hizo recordar que existen personas de aspecto dulce pero que no terminas de tragarlas del todo. Hay algo en ellas que se te atraganta y, sin embargo, reconoces que no son malas personas, que parece que tienen buen fondo, pero…

No, no se trata de prejuzgar, sino de ese “feeling”, esa intuición que te dice que detrás de esa dulzura o esa sonrisa hay algo más que no te convence del todo e intentas descubrir qué es o, bueno, hay gente que directamente pasa de andar cual Sherlock Holmes y no hay investigación que valga…, eso va a gusto del consumidor y de la forma de ser de cada uno.

El caso es que a mí me pasa con ellos lo mismo que con la mazamorra, que me gusta pero no sé por qué no me termina…, así que he decidido bautizar a ese tipo de personas como “mazamorros”… Totalmente decidido, a partir de ahora los llamaré tal cual. Afortunadamente no hay muchos mazamorros en mi vida, casi todas las personas que conozco o son dulces, amargas, saladas, ácidas o picantes, pero nunca con ese sabor característico que intento describir y que tanto me mosquea.

Y todo este nuevo concepto y pensamientos gracias a la vecina del cuarto y a su hijo de chanclas de hada. Qué chévere, ¿no?

27 comentarios:

tomatita dijo...

Me he reído con ganas...estupendo relato.

Y si no te importa demasiado creo que adoptaré tu nueva termonología, me ha gustado mucho, además creo que jamás podré borrar de mi imaginación al muchacho con "chanclas de hada"...jaja

Supongo que a muchos nos ocurre que el rollito "familia Flanders" nos aterra.

Un beso enorme

claradriel dijo...

Habrá que probar la Mazamorra y adoptar el término... hehe, me gusta.

paseillo dijo...

Estoy contigo.Hay muchos "mazamorros" por el mundo. ¿ Y yo que pensaba que eran los vecinos antiguos los que homenajeaban a los recien llegados ? O no?.Saludos de Akira.

Niha dijo...

Pues no he conocido hasta ahora a ningún mazamorro. O igual es que no sabía cómo se llamaban...

Ysbrand dijo...

Por favor, preguntale a la futura Miss Belleza Latina si hacen las sandalias doradas del 42.

Ysbrand dijo...

Sacas mi lado maricón intenso, Arc, no se como lo haces.

siouxie dijo...

Qué sabias palabras :)

Gus! dijo...

hehehe, la cancion se llama shhh...

Si grita en vez de hablar es cubana o dominicana o de pueltoriqueña
si habla con sh es argentina o uruguasha (uruguaya)
si diche Tchile o Mitchelle o Mutchacho es chilena
si usa el pronombre vos es de Centro América o Colombia
si dice chamo/a es venezolana
si habla muy correctamente y se le entiende todo es colombiana
si dice güey o órale es mexicana...
hmmmm.... si no hace nada de eso... dame detalles y te digo de donde es... si puedes le sacas una foto xD.


Yo me simplifico la vida, o coexisten o existen en mi vida... los ignoro o no... pero nunca me dejarán con una intriga dentro....

Gus! dijo...

uy...
error:

si dice güey U órale es mexicana...

lallamada dijo...

en mi trabajo hay mas de una mazamorra, yo las llamaba monchitas porque curiosamente no usan su voz real sino una version edulcorada de la misma que recuerda a las voces de los ventrilocuos o de los teleñecos. y si, no es cuestion de prejuzgar sino de intuicion... no te fies de nadie que no usa su voz real.

por otro lado, a Ysbrand, bonito, no es tan dificil sacar tu lado marica.

Gris_oscuro dijo...

Nunca habia oido hablar de un plato llamado mazmorra de maiz...tienes que informarme de que pais venia la chica. A mi las personas mazmorras me dan mala pinta porque normalmente no me doy cuenta de nada, asi que si a alguien le veo que es dulce pero que hay algo detras, significa que lo que hay detras es un elefante verde, porque para que me de cuenta yo!
Besos, y gracias..
Gris

Cobre dijo...

Mmm a mi esas personas no me gustan nada; son las típicas q está entre pinto y valdemoro, q no se ve claramente por donde van y con las q siempre tienes la mosca detrás de la oreja.
Prefiero a una persona mala antes q a un mazamorro, q nunca sabes por dnd te va a salir.

Un beso niño

Hairblue dijo...

¿Quién iba a decir que la receta de un postre iba a dar para un análisis antropológico tan exahustivo? También hay blogs mazmorros.

thalatta dijo...

no os habeis aprendido la palabrita,eh? "mazamorros" no mazmorrossss jajaja.
Y sí hay gente así y al revés, que parecen fríos y distantes y luego son una maravilla. Hay que hacer caso de la intuición. Conocí a un argentino que no paraba de decir "dulce de leche" y mira... unas arcadas...
En fin que tienes razón :) besos con el toque justo de dulzor

Capitán Harlock dijo...

.

¡Ay, que me meo con el niño con sandalias doradas!

Ja, ja, ja... Me ha encantado tu nuevo término, pero...

¿Hay blog mazamorros?

¿Será mi blog mazamorro?

¿Seré yo mismo mazamorro?


P.D.: no tenía ni idea de la existencia de la mazamorra, pero se ve que el word sí, dado que se empeña en cambiar las oes por aes. Maldito...

darkblue7 dijo...

Yo también soy de esos de los que se valen del "feeling" que tiene con las personas cuando las ven.
Es cierto que en algunas ocasiones he tenido que reconocer mi error inicial... pero cuento con muchos más aciertos mazmorrianos que fallos.

D.D dijo...

Pero cómo me gustas, cabrón (el cabrón es pa no sonar demasiado dulce y que me tildes de mamazorra, digoooooooooooo ma-za-mo-rra. ;P

nosue dijo...

jajajaj, jajajajjaa
yo lo que no trago, son las sandalias, sin duda... jajajaj

LOLA GRACIA dijo...

Muy bueno, arcadas. Está bien eso del mazamorro, me lo apunto.
Ah, creo que hay que seguir el feeling, cine por cien. Creo que se equivoca poco. Besitos

primaveritis dijo...

Yo es que lo dulzón......., como que no me va.

Gus! dijo...

El línk de la canción Shh - de Frou frou es: http://www.megaupload.com/?d=X9000K56
la subí solo pa ti jajaja

Bito dijo...

A mí me pasa que hay personas "asardinadas" es decir me gusta su sabor, sé que son saludables o al menos eso dicen, me atraen por fuera pero por aguna extraña y misteriosa razón no puedo tragarlas... por mucho que lo intente...

Buena idea la suya de describir ciertas sensaciones sobre las personas por medio de la comida, uno podría empezar y no parar.

Retrato de Dorian Gray dijo...

Entiendo esa sensación de empalago. Siempre me fié más de las personas frías que de las calientes. Es como si toda esa zalamería tratase de ocultar algo. Curiosa tu reflexión (inflexión?) culinaria.

juank sinclair fantoba dijo...

Le entiendo clara y meridianamente. Por fortuna he estado en ambos lados de la barrera (mazmórreo y carcelero) y lo cierto es que puede resultar muy incómodo: tanto odiar a quien luego resulta ser encantador como ser odiado por alguin con quin sólo tratas de ser agradable.

En fins.

Blackberry dijo...

Dios mío, acabo de encontrar el término EXACTO para designar a mi prima-la-pija.

Desde hoy, nuevo nombramiento: "mi prima-la-mazamorra" :)

Dyitz dijo...

jaja, chevere chevere, si. Que yo sepa, se acostumbra en Colombia, Argentina, sitios por ahi...Eso que no te cuadra debe ser la costumbre de tu paladar de degustar siempre los mismos estilos.

Y si se incorpora tu concepto a la Real Academia de la Lengua Española, yo te apoyo ;) Moló :)

Te leo pronto. Saludos!

Eulalia dijo...

Conozco la mazamorra y... No puedo decir que la he comido, ni que me guste.
Como a tí.
Lo mismo digo de algunas personas. Tal cual.
Adopto el apelativo.
Un beso.