domingo, junio 24, 2007

Pensamientos como brasas.

La espátula de mi presente va quitando poco a poco las capas de mi paciencia y las va poniendo en un bote que cierra, precinta y tira al mar... Por eso nunca busco mensajes en una botella sino botes que puedan contener mi paciencia perdida.

Estoy seguro que cualquier día esa espátula va a terminar quitando trocitos de mí después de estallar... Uno aquí, uno allá, por todos los rincones de esta habitación a la que estoy empezando a tomar manía.

Hay alguien enfrente de mí que me sonríe... No logro descifrar su mueca, pero no me gusta.

-Te quitaron puntos por conducir tu vida demasiado despacio -me dice muy bajito.

Y me escupe, y busco mi paciencia entre su saliva, pero no está.

-Odias los finales felices, ¿verdad?..., ¿entonces por qué coño buscas uno?-me dice enseñando los dientes-. Debes saber que las paradojas nunca suelen sonreírte, y si lo hacen es para burlarse de ti.

Sus palabras crepitan dentro de mí como lo hacen las brasas en una hoguera de San Juan... Y me doy cuenta que sólo consigo arder por dentro y que por eso mi paciencia está a punto de morir achicharrada.

Necesito un oasis y creo saber dónde encontrarlo... O no.

23 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

Cuidado, a veces los ladrones esperan agazapados tras las palmeras del oasis

finnegan dijo...

imagino que con la cabeza tan ocupada, se te olvidaría pedir un deseo en la noche de san juan, no?

claradriel dijo...

Pues a mí, las que me gustan, son tus mestásforas.

Yo no me sacaré el carnet. Ni el de la vida. A vivirla, pues ningún ser es ilegal, solo irregular. Y, a mí, eso me gusta.
Como la baby de Sioux. Qué bonito ser poco frecuente, tener aristas y recovecos donde buscar(se).

Si se ríen de tí las paradojas... pues a reirse con ellas!! A mí, personalmente, las paradojas me encantan.

Besos, con paciencia, que ando sobrada.
Y más me vale, más me vale, Arc...

Mancebo dijo...

Necesitas liberar esa inquietud de tu interior; no te diré como, eso sólo lo sabes tú, cada uno tiene su manera.



Tiempo al tiempo, te queda mucho, mucho y poco, según en qué busques utilizarlo.


Si crees saber donde encontrar tu oasis... créeme, no esperes más :)

Thalatta dijo...

En la conducción de la vida no te quitan o te ponen puntos por la velocidad, puesto que cada un@ llevamos nuestro ritmo.
Creo que todos los finales son felices, después viene un comienzo...
¡¡Muchos, muchos besos!!

Sherezade dijo...

Pues si llegas a encontrarlo, manda un mensaje de vuelta porque a mi me vendría más que bien.

Yo no sé ni lo que busco... Y mi espátula empieza a acercarse demasiado a la carne...

Cherie Blair persiguiendo a Sarkozie por las discoteques dijo...

Es mentira, no es un oasis nene, es un espejismo causado por la sed.
¿odias los finales felices? ¿u odias los finales felices que ves? Yo creo q no los odias, y al fin y al cabo final solo hay uno, y nunca es feliz, pq te lleva pa'lante.

Naty dijo...

Oasis (nada de espejismos)... Perfecto para iniciar la semana... Saluditos :)

Sísifo dijo...

Tranquilo, las paradojas son sólo trozos incomprendidos de la realidad siempre simple. No busques ,por ello, tu paciencia, busca en cambio de dónde nacen tu prisa y tu ansia y niégales el aire que respiran.

Pau dijo...

Seguro que sabes dónde está el oasis.

Agnóstico Apático dijo...

Oye, me encanta como escribes. Y en las última entradas me he sentido bastante identificado con las movidas que cuentas. Deberíamos hacer algún día una terapia de grupo bloggera.

Carolina dijo...

A mí lo de las paradojas sentadas frente a mi burlándose me ha dado escalofríos ...


Que encuentres tu oasis


Un beso,

humilde dijo...

....como oasis tiene buena pinta.... si te funciona, suficiente.... :)

itoitz dijo...

Ciertos pensamientos son plegarias. Hay momentos en que, sea cual fuere la actividad del cuerpo, el alma está de rodillas...(Victor hugo)
El árbol bien cultivado se conoce por sus frutos, y el corazón del hombre por la expresión de sus pensamientos.
un saludo.

Gris_oscuro dijo...

Te gusten o no los finales felices yo te desearia uno..que no se diga que nos rendimos, que no hay que quemarse antes de consumirse..
Animos niño del vomito..
Gris

peregrina dijo...

Hya certa demencia que comartimos, o debiera decir gustos? Tampoco puedo con los finales felices. Y los diálogos se te dan muy bien.

mismilcosas dijo...

Huye en busca de ese lugar que te calam el alma... Y nunca pongas la otra mejilla! Fuerza y animo

muas

Adiaz dijo...

Yo diría que nada de contener en botes ni buscar un oasis, que es mejor perder la paciencia y sacar el fuego de dentro. Y asumir las consecuencias del consiguiente conflicto con la cabeza alta, el puño cerrado y los pies bien plantados en el suelo.

alakazaam! dijo...

El nombre me llamó
las obras del perfil me llamaron
y la entrada me ha ganao!!

La paciencia es como las pilas, siempre falla cuando se la necesita...

Pareidolia dijo...

Sal de ese desierto y busca tiempo sólo para ti. Da igual el final que sea, lo importante es que no te quede la sensación de impotencia y los "debería" bien eliminados de tu discurso mental. Lo que el corazón te diga. No tienes por qué ser paciente, también tienes derecho a querer algo de inmediato. ¿Por qué la paciencia tiene que ser siempre una virtud? ¿Y si realmente es una pérdida de tiempo y nada más?
Un besico

martin dijo...

Creo que eso son ardores de estómago. Prueba con Almax combinado con Nolotil. Suele funcionar.

Mel Alcoholica dijo...

Estoy de acuerdo con Martin: o tienes ardores o una variación de fuego uterino a la masculina. Nada que no solucione una ducha fría. Aunque me parece que quien va echar un buen jarro de agua a fría a alguien vas a ser tú, pero en fin.

De todos modos, a mí tampoco me gustan los finales felices. Ni los trágicos tampoco. No me gustan los finales. Fin.

Paralelo 49 dijo...

Que tengas muy buenas vacaciones y llegués a todos los destinos.

Un abrazo