jueves, noviembre 23, 2006

De pequeño.

De pequeño me moría de vergüenza cuando mi madre corría para que no se nos escapara el autobús y me arrastraba con ella mientras los viandantes observaban atónitos (o eso creía yo) como una señora vociferante y un apurado niño hacían el sprint de su vida.

De pequeño me gustaba llamar por teléfono junto a una vecina (mi actual mejor amiga, por cierto) para gastar bromas o quedarnos con la gente. Desde preguntar por el precio de una caja de condones en distintas farmacias (qué ingenuos éramos), hasta esperar a que alguien descolgara para decir "¿Está…?" y, antes de terminar la pregunta, poner el teléfono en semejante parte de mi amiga y que ésta emitiera una serie de pedos vaginales ante el estupor del interlocutor. "¿¿¿Perdón???", solían decir asustados antes de que volviéramos a repetir la misma jugada si las risas nos lo permitían... Recuerdo que una de las mejores llamadas fue cuando, por azar, dimos con un señor que no podía hablar, sólo emitía sonidos extraños, sin embargo se comunicaba con nosotros a través de la música de una especie de mandolina. Estoy seguro que, de alguna manera, le hacíamos feliz cuando llamábamos por sorpresa para pedirle que nos ofreciera un recital improvisado mientras escuchábamos atentos.

De pequeño vomitaba mucho; en viajes largos, cuando me agobiaba, cuando me sentía presionado. Ahora vomito…, pero palabras.

De pequeño tuve un pollo que me picó en un ojo y al que casi mato estampándolo contra el suelo por haberme hecho esa jugarreta. Los niños, a veces, son muy crueles… Yo lo era, al menos con el pobre pollo.

De pequeño no me gustaban ni los chicos ni las chicas, o eso quería hacerme creer cuando por las noches me tapaba con la manta del autoengaño.

De pequeño mis padres no me dieron nunca abrazos ni besos, quizá por eso estoy tan poco acostumbrado y, a veces, me cuesta ser cariñoso…, no porque no quiera, sino porque nadie me enseñó. Eso sí, creo que estoy aprendiendo y progresando adecuadamente, al menos me siento orgulloso cuando me dan esos ataques de abrazos de oso y esas metralletas de besos que dirigo hacia él.

De pequeño escondía las meriendas que no quería dentro de un taburete amarillo para luego tirarlas a la basura sin que me pillaran, hasta que un día mi madre miró ahí y vio varias rodajas de chorizo enmohecido que, estoy seguro, se pusieron a bailar a ritmo de su vena hinchada mientas cantaban “Sí, sí, ¡ha sido él!, ¿qué vas a hacer, buena mujer?”.


De pequeño creo que no fui muy feliz... De bebé seguro que sí, aunque mi cara sea de sorpresa.

Image Hosted by ImageShack.us

36 comentarios:

nosue dijo...

Jajajaj, si es que tienes que ser muy rikillo, coño¡¡¡
¿¿cómo se puede tener un pollo que te pique en un ojo????
Jajajj

Tú vida empieza ahora Para, y sólo tú la diriges
La vida... joder, estoy tan feliz, que me encanta la vida
Besos, muchos besos

x45fhry87 dijo...

¡Qué monas las rodajas de chorizo! Yo creo que sí fuiste un niño feliz, un niño al fin y al cabo, si hubieras sido siempre feliz, no hubieras aprendido muchas cosas malas. Y pobre pollo... seguro que confundió una legaña con un grano de maíz. Cuando vengas a Valencia, intentaremos enseñarte a ser más cariñoso! ^_^ Un besi.

querida_enemiga dijo...

¿Por qué se empeñan por ahí en decir que la infancia es la mejor época de la vida? No hay sexo, no hay alcohol, no hay... en fin, no hay casi de nada. Qué rollo. Además, te obligan a ir al cole, ¡bah!

Sansara dijo...

Vamos hombre... Cada uno tiene sus detalles, pero tampoco es para tanto. Un poco de nostalgia está bien pero no mires tu infancia con esos ojos. Eres consecuencia de ella y tampoco te va mal, así que da las gracias ;)

Carolina dijo...

A mi me parece perfecto todo lo que hacías de niño, porque eras eso un niño, yo conozco uno que de adultos se convirtieron en la madre o padre que corre para parar el autobús, vomitan pero de borrachera y siguen tapándose con la manta del autoengaño ...
Ah! y has tenido que ser una hermosura de bebe ;o)...

thalatta dijo...

Mmmmm, ponte a mirar más a fondo en esa época seguro que hay muchas más cosas buenas, lo que pasa es que hay mucho romanticismo artificial.
Como te han dicho por ahí aquello ha propiciado lo que eres hoy, y eres un absoluto encanto de niño.
Dan unas ganas de pegarte cuatro achuchonesss...

Para, creo que voy a vomitar dijo...

No quiero dar la sensación de que saco el látigo de los recuerdos y me flagelo con él en plan mártir! Simplemente hice un ejercicio de acordarme de cosas del pasado y me salieron estas. Podían haber salido miles más, buenas y malas, como es lógico. Algunas de ellas las recuerdo con una sonrisa en la boca, por eso la última frase no es un resumen de lo que he dicho en este post, sino de todo en general. No es que no fuese feliz, es que había muy poca motivación a mí alrededor para serlo, digámoslo así.

Venga va, dadme achuchones en plan terapia de choque! :D

Saludos y besos!

Carolina dijo...

Ay pero que bonito ... viste , ya lo habia dicho yo... por aqui no decimos achuchones, aqui damos apapachos.. muchos para ti ;o)

thalatta dijo...

uffff pero qué precioso bebéeee ayyy que me lo comoooooo, ayyy qué riquichiquitín (valeee ya paroo)
Que ese bebé eres tu un poco más grandecito y eres absolutamente estrujable, besable,achuchable y... ufff... y eso que no te he visto ahora (bueno sí la barbilla una vez).
En fin, que me alegrais la mañana entre tu y el petit. Muchos besos de una que tampoco recibió muchos achuchones jejejeje

Cobre dijo...

De pequeño y de tan no pequeño.. eres un encanto chavalito!!.
Y q preciosidad por dios!.
Respecto a lo del cariño..., tranqui, se aprende tanto a darlo como a recibirlo; un día te darás cuenta de q sabes "manejarlo" con naturalidad.

Un besazo, niño

D.D dijo...

Qué bebé más rollizo y achuchable! Me gusta que te vaya gustando abrazar (para mí es imprescindible)y que disfrutes con ello.

Muchos besos niño cruel y bromista :P

siouxie dijo...

De pequeño lo que eras es un primor!. Y qué ojitos azules más lindos :).

Ya te he dicho más de una vez, que me gusta cómo eres. Así que para qué insistir?. Por supuesto que te envío un abrazo de osa sioux!, y todos los que te apetezcan, que yo soy muy cariñosa. !Me ha encantado lo de la "metralleta de besos" :)

Muaks!

Eva Luna dijo...

Que monada de foto nene, muy lindo.
Y yo me he reido de lo lindo con el pollo que te pico en el ojo, jajajajja...

Oye, yo hoy he hablado de pedos vaginales,que cosas del destino...

De pequeño oias ya a maraya??

querida_enemiga dijo...

¡¡Qué monada de fotoooo!!

almayer dijo...

oye para que sorpresa tan rolliza y lozana se te ve en la foto, por cierto para cuando estés falto de achuchones yo tengo unos cuantos. Me alegro ver que aún con tus principios ya vas aprendiendo ;)

uno de esos

tomatita dijo...

Pues para costarte tanto esa ensalada de besos y abrazos, tendrás que estar de acuerdo conmigo en que eras un niño guapetón y achuchable, un rollito de carne sabrosa y amorosa que invita al abrazo y al arrumaco más absoluto...y como estoy convencida, que esas cosas permanecen, fijo que ahora emites las mismas vibraciones abrazables...qué lindo!!!

Un beso enorme.

Pau dijo...

Qué risa con lo del pollo, jeje. Me acuerdo que la vecina de al lado tenía un pollo naranja y lo tiró desde el tercer piso para que volara. El pollo tuvo suerte y fue rebotando en los toldos.
(qué monos que son los bebés)

Hairblue dijo...

A lo mejor no fuiste feliz, pero mono monísisisimo lo eras un rato. Todos hemos escondido comida aunque tú lo has hecho en la época equivocada, es ahora cuando mola ser anoréxica reina.

LuisGui dijo...

La verdad, no puedo dejar de estar de acuerdo con mis predecesores: ¡qué hermosura de bebé! Me resulta muy interesante que puedas recordar esos detalles de tu niñez; muchos no pueden, o se niegan a hacerlo. Creo que lo importante es que has evolucionado y ahora comienzas a encontrarle el gusto a los abrazos y a los besos, lo cual es magnífico. Creo que si así de atractivo eras de pequeño, no creo que haya mucha diferencia hoy día. Como siempre, encuentro que has hecho un ejercicio literario muy inspirador: todo un ramillete de poesía narrativa (incluido lo del pobre pollo).
Un abrazote...

Dyitz dijo...

jajaja, pobre pollo..claro ke no fue tu culpa, sino la del animal ke, tu solo t defendias :D

Yo de pequeña..odiaba las habas, me caia de la bicicleta cada semana y tenia las rodillas raspadas y con moretones, me encantaba la lexe con chocolate y los helados.

Hermoso bebe en la foto!! ;)

Saludos!

Anónimo dijo...

...:D
...Sin duda alguna, un hermoso bebé, vaya que sí :)
...7 meses app.?? ( están brotando los "chocleros" inferiores (dientes de leche):DDD
...Cariños..
...Elizabeth..
(01:44)
nota : Sr. es usted un dechado de virtudes :).¡¡Gracias!!

x45fhry87 dijo...

Ay... ay... ay... ¡AYYYYYYY! ¡Que me lo cooomooooo! ^_^ Te pegaría un bocao en la mejilla y qué pelo más lustroso... Ay, no pudo abrir los ojos de lo bonico que eres.

Capitán Harlock dijo...

.

Ayyyyyy, qué chiquito y qué rollizo, y qué ojitos más bonitos...

Niño, que te dejes mimar y mima tú también, que eso es muy bueno.

Un beso

nosue dijo...

egh, la fotogh egh nuevagh..
salao¡¡

Dammy dijo...

Te has desnudado como cuando eras pequeño, sólo que ahora con palabras... ;-)

Beauséant dijo...

¿sabes?, la culpa no es tuya, la culpa es de la memoria.. para ser feliz debes olvidar todas esas partes de tu vida que sirvieron para hacerte la persona que ahora eres...

complicado, lo sé....

Argenta Copper dijo...

Muy señor mío:

Ahora empiezo ha entender muchas cosas, como el nick y la melancolía.

Mis padres tampoco son mucho zalameros, pero los achuchones son el mejor invento del ser humano, ¡dalos y haz que te los den!

PD: Que guay lo de la amiga y los pedos vaginales

primaveritis dijo...

Eras taaaannn mooonooo....!

sonia dijo...

... qué bebé!! comer comías bien, no?... de pequeños somos sorprendentes, y de mayores también, pero se nos olvida...

... releía esto del cariño no recibido que hace que nos bloqueemos de mayores... es curioso pero es muy masculino... mi lado masculino se solidariza bastante con estos comportamientos...

un gusto leerte!

sonia

Gus! dijo...

ok... estoy intrigado, ahora no es tan mono como cuando niño?

pues yo una vez ahorqué a un pollito... lo dejé azul... murió a lo 2 días :/

que lindo es recordar... pero yo por más que intento e intento... de mi niñez no me acuerdo mucho...

LOLA GRACIA dijo...

Per qué guapooo...chiiico...yo no fui excesivamente feliz en mi niñez, pero hubo de todo...Estaba obligada a ser reponsable y buena chica y eso es muy aburrido...Me parto lo de las llamadas pero no entiendo bien lo del tipo que os contestaba con música.

Eulalia dijo...

Uffff,
si a mi no me llegan a dar besos de pequeña me suicido.
Soy besucona, abrazadora, acariciante; pero en el fondo lo hago para que me lo devuelvan.
Lo mejor: lo de las llamadas por teléfono. Compartí el vicio... ;D
Un beso.

Niha dijo...

Yo de pequeña también vomitaba en los viajes. Ahora lo que me entran de vez en cuando son nauseas mentales.

maite dijo...

hola!!! vengo de visitar al detective amaestrado, me llamó la atención tu blog, así que acabo de pasearme por aquí, yo cuando vomitaba en el coche no avisaba...ala venga to pa fuera!!! tengo vagos recuerdos, solía ser en domingo y con el abrigo de los idem. Sobre los abrazos, te diré que mis padres me querían mucho, ya sabes, no me faltaba de nada, según ellos, pero me faltó lo más importante, el calor directo, el achuchón, sí había besos, pero qué es un beso sin un achuchón a un niño???
oye...que me gusta tu blog, volveré...

un beso

Johnymepeino dijo...

Como sea verdad que "El que tuvo retuvo y guardó para la vejez"... bueno, fijo que tú eres el de "Loquesurja" :D

Blogger User dijo...

Yo de pequeña también vomitaba en trayectos largos en coche.
Ahora sigo siendo pequeña y aunque ya no vomito, de vez en cuando me intentan arcadas de palabras que tengo que intentar controlar para que no acaben en vómito :p