miércoles, diciembre 19, 2007

Bocados de lo cotidiano.


Lo de mi compañero de curro clama al cielo. Recuerdo haber comentado que creía que era una chica convertido en chico, pero no, es un chico chico, lo que pasa es que tiene una cara muy femenina y, paradójicamente, unos gustos remarcadamente masculinos. Ayer, sin ir más lejos, me preguntó si había visto las noticias de deporte, que si me había enterado que Koeman había prescindido de Cañizares y Abelda… Menos mal que no pudo ver mi cara de estupefacción y horror detrás del ordenador porque no tenía ni puta idea de lo que me estaba hablando. Le contesté que no, que no había visto las noticias, pero me dieron ganas de decirle que a mí me hablara de esgrima con dos penes, de encestarla en un hoyo, de comidas de pértiga o de natación estilo mariposa, que todo eso iba más conmigo…, pero me callé, claro.

Por otra parte Burjassot no deja de sorprenderme. A parte de que cada dos por tres hay una caída de red de Vodafone (que sí, que me lo ha dicho la dependienta de la tienda de aquí, esa a la que denomino la chica “A dos metros bajo tierra” por la raíces negras de su pelo rubio), bueno, pues a parte de eso, el domingo pasado salimos a dar un paseo por un parque cercano a casa que está totalmente cruzado por unas vías de tren, así, en plan decoración..., o al menos eso pensaba yo hasta que pude ver con mis propios ojos como un minitrén de verdad, con gente (también de verdad) subida encima, esperaba a que el maquinista pusiera rumbo a…, ¿los árboles del fondo? No tengo ni idea, el caso es que me hizo mucha gracia ver a esos padres con sus hijos en brazos y las piernas flexionadas hasta casi descoyuntarse encima de un tren liliputiense…

Aún con esa visión en las retinas el día acompañaba, así que nos sentamos en un banco solitario con el sol de cara y los abrigos puestos. Yo saqué mi cigarrito de la felicidad, tú tu libreta de apuntes. Yo inhalaba humo, tú exhalabas palabras mientras leías lo que habías estado escribiendo durante muchos años… Yo me recosté sobre tus piernas y te pedí que me tocaras el pelo…, estaba allí pero no, todo cobraba sentido a golpe de calada. Y recuerdo que me regalaste una de tus frases, algo así como que debemos darle sentido a la vida quitándole sentido a las cosas. Muy adecuada para mí (me conoces tan bien). Y me cantaste la canción que quería escuchar en ese momento mientras el sol me hormigueaba la cara y mi cuerpo viajaba por las notas imaginarias que salían de tu garganta. Y me di cuenta que no estábamos aquí, sino más allá, justo como la canción que entonabas en ese preciso instante…, a mano derecha, en algún lugar sobre el arco iris. Justo ahí. Los dos.

Audio - Somewhere over the rainbow

23 comentarios:

Ayalga dijo...

Me encanta leerte! ^_^ tu vida parece una película tipo Amelie o alg asi ^^

Nootka dijo...

El trenecito no tenía ningún sentido, puede que se lo hubieran arrebatado los padres, o ustedes que van por ahí inhalando cigarros, sentados sobre el arcor iris.
Da gusto leerte, qué guay sentirse asi, y el cosquilleo del sol.

Pi dijo...

perdóname si te digo, tíooooo, qué preciosidad lo que escribes... me encantan esos personajes, esos padres con las rodillas a nivel de barbilla y, sobre todo, ¡esas raices de la chica a dos metrso bajo tierra! Si es que en lo prosaico está lo bello de la vida, y qué maravilloso ese enamorado en los parques de peperos, love is in the air este invierno ¡qué carajo!

LuisGui dijo...

Sublime... Muy sublime. ¿Cómo negarlo? Es por eso que disfruto el paseo literario por tus palabras distantes. Imagino colores, sensaciones, la tibieza del sol mezclándose con las volutas azules del cigarrillo.
Gracias.
Un abrazo.

tomatita dijo...

Ohhh...qué bonito...te estaba leyendo con la cabeza inclinada, como cuando uno se queda embobado por una imagen tierna.
Chico, que me recordó a una peli romanticona, a lo Nothing Hill cuando Julia Roberts reposaba su cabeza sobre Hugh Grant...y sonaba Elvis Costello.
Estás cinematográfico.

Un abrazo,mi lindo.

Pau dijo...

Este comentario va a ser un poco cutre, pero sólo de me ocurre algo así como: ¡qué bonito! jejeje

finnegan dijo...

ten cuidado con el macho hetero, que cualquier día se mea alrededor de tu mesa para marcar el territorio... saludos.

pd. como siempre, un placer leerte.

siouxie dijo...

!Qué lírica, qué prosa, qué estampa, qué novio tan poeta y tan acariciador...,qué risa con las raíces esas bajo tierra..., koño qué bonito, Arcadín :)!.

38 grados dijo...

A la "dos metros..." dile que ahora se lleva el pelo a lo "Britney"...seguro que estará más mona como una bola de billar.
Por cierto, yo dejé de fumar, pero me han dado unas ganas de darle una calada a tu cigarrito....
un abrazo.

Mel Alcoholica dijo...

Cañizares iba en el mismo taxi que anoche me llevó a casa.

Mañana iré a un sitio que se llama Ayora. Y me temo que lo haré en uno de esos trenecitos con papás y sus hijitos.

Una vez conseguí ponerme a los pies de un arco iris.

Molts d'anys. O lo que es lo mismo, feliz todo. Incluida la Navidad.

Hairblue dijo...

Y todo eso de un sólo porro!!

humo dijo...

A mí me encanta el fútbol, pero no soporto a los gilipollas que sólo hablan de eso...

Anónimo dijo...

Mis mejores deseos para esta navidad...desde el otro lado del charco
(Lo cortés ..no quita lo valiente)

Saludos:
Elizabeth.

El Vizconde Valmont dijo...

El post de las familias peperas mejor. A mí también me cantaba, a la orilla de la playa del Orzán, "Y sin embargo te quiero". No se parecía a Judy Garland.

JL dijo...

FELIZ NAVIDAD PAISANO!.

Un BESO!!!.

martin dijo...

La reina y yo deseamos a todos los burjassoteños felices fiestas, incluyendo al amigo de las arcadas, of course...

Niha dijo...

Darle sentido a la vida quitándoselo a las cosas... Puede que lo haya probado. Quedaba todo muy raro. Igual no lo hice bien.

Wändä dijo...

Lástima que la magia se diluyera cuando empezó a oler a uña quemada ... estas cosas siempre acaban así jijiji

Saludosssss

claradriel dijo...

Qué genial postalcilla.

Bambu dijo...

Odio esos trenecitos...
Feliz año, que sigas compartiendo tus momentos con los que te leemos.

Julia dijo...

Menos mal que entre los dos sabeis hacer que un día cotidiano y negro se convierta en especial.

Un besito!

bowie dijo...

me encanta la fauna con la que convivimos en el trabajo, dicho lo de fauna con todo el cariño. somos todos tan rematadamente particulares...

va el abrazo

Neil dijo...

Qué post más bonito, y qué bien escrito, lo dicho: un placer leerte
Saludos