lunes, julio 09, 2007

En Arcos de las Salinas.

Arcos de las Salinas (Teruel)

Es curioso eso de llegar a un sitio y no tener cobertura... Es tan fácil como desconectar el móvil y perder casi de inmediato la noción del tiempo junto con la sempiterna sensación de estrés urbano. Apagas el móvil, apagas la vida.

Es extraño como a la hora de dormir el silencio se hace silencio de tal forma que uno cree haber muerto..., o mejor dicho, que el resto del mundo ha muerto y que sólo la luz que entra por el resquicio de la ventana ha sobrevivido a la bomba atómica de ese silencio con denominación de origen.

Y me rodean conversaciones sobre el infinito pero yo callo... Callo dentro de mi mundo finito y cerrando levemente los párpados de mis ojos finitos me agarro a él para no caerme mientras cuento las estrellas que se han quedado clavadas en mi mente y que aún tintinean por mi cabeza.

Sin embargo llega el momento en que necesitas un chute de pasos de cebra, sonidos de metro, el olor del asfalto quemado por el sol, el ascensor que baja y vomita gente, la vida que circula a 90 por hora en ciudad, etc.

Y es que al final va a tener razón el libro que me estoy leyendo y que dice que somos unos silenciófobos y unos ruidoadictos..., con miedo de que el silencio nos pueda susurrar al oìdo (siempre verdades) o quizá temiendo que nosotros mismos nos convirtamos en silencio y acabemos desapareciendo al doblar una simple esquina.

22 comentarios:

LuisGui dijo...

Tienes mucha razón. Yo suelo oscilar entre un mundo y otro, aprovechando las bondades de cada uno; aunque, en secreto, me confieso esclavo del silencio.

Adoro la calma, el sosiego y el ritmo lento de mi pueblo. Voy a la ciudad de vez en cuando, pero siempre consciente de mi lugar de origen.

Es una lástima que muy pocas personas sepan (y puedan) aprovecharse de esa ambivalencia de escenarios.

Carolina dijo...

Habrá un club de ruidoadictos? Necesito inscribirme ya!!!


Un beso y un abrazo para tí :-)

shhhhh! dijo...

El silencio muchas veces me estresa... y el silencio extremo me pone de los nervios. Soy 100%urbanita.
Sólo me concentro escuchando música y me duermo siempre viendo alguna peli.
No sé en la tuya, pero en mi cabeza no hay cosa más ruidosa que el silencio... así que la mayoría del tiempo lo paso intentando callarlo!

claradriel dijo...

Lo mejor del silencio es que, en él, cualquier ruido se aprecia mejor.

Mi prefe es la respiración.

almayer dijo...

bicho, me jode que sea hoy el día que no tenga muchos comentarios para ti, seguro que mañana cambia.

pero me alegra que a pesar de todo tengo un puñao muy grande de besos y achuchones para tí querido para.

siouxie dijo...

A mí me gusta el silencio, lo busco. Será porque de ruidos ando saturada. Pero soy urbanita, lo reconozco. Me gusta el campo pero para pocos días.
En fin, no soy ni ruido adicta ni silencio adicta, algo normalito :), del montoncillo.
Muak, Muak, Muak!

Blanche dijo...

creo que no es lo mismo quedarse sin cobertra que teere el PLACER de apagar el teléfono movil
Buff, pocas veces pero necesarias

la pequeña tortuga dijo...

Lo mejor es estar rodeado siempre de mucho ruido y cuanto menos silencio, mejor. Así no nos podemos poner a pensar, que es lo que más agobia.

El detective amaestrado dijo...

Dicen, los que lo han sentido, que el silencio absoluto de una cámara al vacío es lo mas terrible que existe

El Paraíso eres tú dijo...

A veces, el silencio me dice tantas cosas, que estoy deseando llenarlo de ruidos y gente, porque sola creo que... no soporto lo que me dice...

Un beso.

Eva Luna dijo...

Cuando me voy más de 15 días de la city echo de menos todo, las calles, la marabunta, el ruido, las prisas... pero reconozco que no se vive bien, es demasiado agobiante hasta para los ruidoadictos. Creo que como en todo en la vida, la virtud está en el término medio. Que no se cual es, pero queda divino...

tomatita dijo...

Ayer llegaba cansada y morena de un lugar muy parecido al que describes, donde la civilización no parece existir y sólo te queda el maravilloso rugido del mar...y me ha dado por pensar que quizás necesitemos el ruido, porque simplemente creemos que así permaneceremos más tiempo en la memoria de nuestros amigos, nuestros amores, nuestro trabajo, nuestra ciudad...
Un abrazo , querido.

Mel Alcoholica dijo...

Ochenta años después de nuestra muerte, nos convertiremos para siempre en silencio.

No es malo. El silencio es el fondo del mar.

::mer:: dijo...

me he quedado sin palabras... pensando... en silencio.
que rica sensación!!! (sólo el brum brum del puto ordenador)

besotes.

Este fin de semana me voy a llenar de ruido, festival de música CULTURA QUENTE, eso sí, en medio del monte (casi) y al lado del río :D

hack de man dijo...

Yo tampoco puedo estar mucho tiempo en silencio, radio, calle, música, tele... incluso leyendo me pongo música... incluso escribiendo esto canto mentalmente... no sé quién la canta ni cómo se titula, solo canto: Por qué te vas? Por qué te vas? ninoninoninonino ni no nino... Por qué te vas? Por qué te vas?

Francesco dijo...

Estoy convencido que mucha gente se encuentra incómoda con el silencio. Y necesitan 'jodernos' (perdón) a los demás con su ruido. Esto me recuerda al tabaco.

mismilcosas dijo...

pos no te quedes con las ganas. comprate una q son baratas las polaroids... lo malo son los carretes que te sale a más de un euro cada foto...

Muas

Thalatta dijo...

Sí, yo no podría vivir sin el "ruido" de pájaros, el viento...
Adoro el campo ya lo sabes :) y con el otro ruido... ese de las ciudades... no puedo vivir sin que me ahogue.
¿Y el sonido de las estrellas?
Besos sonoros y ruidosos

Mancebo dijo...

Más bien tememos que el silencio sea eso, silencio, y que nuestra mente nos susurre las verdaderas verdades que guarda nuestro subconsciente. :)

O eso creo yo, vamos.


Genial el post, como siempre.

todas las cosas que vienen me recuerdan a ti dijo...

El silencio total existe y en un momento determinado hasta puede aturdirnos.

Escribís poco pero bueno, eso es lo importante.

Anti dijo...

Apagas el móvil, enciendes la vida. Sin dudarlo. Por eso no tengo móvil.

shysh dijo...

eso de silenciofobos y ruidoadictos me suena. de qué libro es? Yo, a fuerza de vivir entre ruido soy silenciofilo y ruidófobo. el silencio es al mejor música para una cabeza cansada.